FutsalNazari

Roberto Elvira, un técnico en constante crecimiento

Roberto Elvira responde al perfil del joven entrenador cualificado que progresa a pasos agigantados en la formación de equipos y selecciones de base. Su evolución no pasó desapercibida en la Real Federación Andaluza de Fútbol, que le ofreció la oportunidad de formar parte del organigrama técnico de las selecciones andaluzas. Esta temporada dirige a la selección andaluza infantil.

La irrupción del Coronavirus quebró la preparación del combinado infantil verdiblanco y deja en el aire la celebración del campeonato de selecciones territoriales.

 

  • ¿Cómo llevas la formación y el seguimiento de tus jugadores durante el confinamiento?

Bueno la verdad es que el parón por el COVID-19 nos pilló a todos un poco por sorpresa, pero a medida que íbamos viendo el devenir de los acontecimientos y máxime a una semana de la disputa del campeonato de España infantil que se iba a celebrar en Almería, nos dimos cuenta que estaba en serio riesgo de no disputarse.

El seguimiento de los jugadores se está haciendo de forma telemática y en conversación directa con ellos, tanto Miguel Rodrigo, como Meri y yo estamos en continuo contacto para intentar en la medida de lo posible minimizar este parón. Además, los clubs juegan un papel fundamental a la hora de la reactivación de los jugadores cuando todo esto, esperemos que pronto, acabe.

  • ¿En qué medida ha trastocado tu planificación este parón motivado por el Coronavirus?

La selección Andaluza ha contado con dos concentraciones de 3 días cada una de ellas realizadas en Villanueva de Tapia y Archidona, además de 2 entrenamientos entre semana, lo que hace un total de 10 sesiones de entrenamiento. Afortunadamente esto se produjo antes de que se oficializara el parón con lo que, a priori, la planificación que se estableció no se ha visto alterada. Pero, si es cierto que, al no haberse disputado el campeonato de España, y, dadas las circunstancias excepcionales en las que nos encontramos, estamos a la expectativa de lo que ocurra. Aunque ahora mismo lo más importante es aunar esfuerzos entre todos para intentar salir de esta crisis sanitaria lo antes posible.

  • ¿Qué valoración haces de los jugadores y clubs andaluces de categoría Infantil?

La verdad es que estoy muy satisfecho con el grupo de jugadores que conforman la selección andaluza infantil, y eso es gracias al gran trabajo que los clubes andaluces están realizando con sus jugadores. Al final, lo que intentamos en estas concentraciones es unificar conceptos, pero, sobre todo, crear una dinámica de equipo sólida que nos permita afrontar el campeonato con las máximas garantías. Por suerte este año hemos tenido una dificultad añadida para decantarnos por un jugador u otro y eso es gracias a que el nivel de todos los seleccionados es muy homogéneo. Sin duda, el éxito de cualquier selección es en gran medida por el trabajo encomiable que desde los clubs se está haciendo con esos jugadores, y que, nos facilitan el trabajo enormemente.

  • La RFAF ha confiado en ti para dirigir la selección Infantil andaluza, después de tu brillante trabajo con las selecciones granadinas. ¿No te gustaría liderar un proyecto de un equipo senior de categoría nacional?

El trabajo con las selecciones granadinas no es más que el reflejo del compromiso que tenemos Meri, Dani, Vero, Valentín, Toni y yo por este proyecto que sin duda nos apasiona, lo vivimos como locos de este deporte que amamos y que en muchas ocasiones dejamos de lado a la familia, a nuestros hijos, pero creo que cuando hay algo que realmente merece la pena, hay que apostar por ello y esto sin duda lo es.

Cuando me llamaron para hacerme cargo de una selección andaluza, creo que fue uno de los días de mi vida más felices como entrenador. Creo que representar a tu tierra es lo máximo a lo que un entrenador de base puede aspirar y para mí es un sueño cumplido, pero también una responsabilidad, ya que ello implica realizar un trabajo serio, metódico y dar lo mejor de uno mismo para devolver la confianza depositada en mí en manos de Pablo Lozano y Rafa Hidalgo como máximos responsables del futbol sala andaluz, a los cuales estaré eternamente agradecido.

Pero sin duda liderar un proyecto de un equipo senior de categoría nacional sería un paso más en mi trayectoria deportiva, un objetivo a medio-largo plazo que no descarto, pero cuando estás en un proyecto que te apasiona como son las selecciones, creo que hay que aprovechar la oportunidad, dar lo mejor de uno mismo y aportar todo que este en mi mano.

  • Tus inicios en la formación del futsal se remontan a tu municipio de origen, Futsalhendin. Sin duda, se formó un grupo técnico formidable, del que apenas queda ningún entrenador en el club. ¿Cuál fue el germen de ese magnífico proyecto?

El CD Futsalhendin se formó a partir de un grupo de entrenadores y padres que compartíamos una misma pasión que era que Alhendín tuviese equipos de futbol sala más allá de la categoría benjamín.  Y se dio la tormenta perfecta, liderados por Sergio Sánchez Franco, entrenadores jóvenes, estudiantes de magisterio o INEF en aquel momento, desarrollamos una línea de trabajo conjunta, con una metodología muy concreta, con una planificación deportiva adaptada a cada categoría y una relación personal entre todos magnifica.

El inicio de este proyecto fue sin duda un antes y un después en mi formación como entrenador, y sin duda, de ese grupo de entrenadores jóvenes, con ilusión y ganas por aprender y formarse continuamente hoy la gran mayoría de aquellos “niños” estamos vinculados al fútbol sala y lo estaremos siempre, y eso, sin duda, es gracias al trabajo de esos padres y entrenadores que lucharon y luchan por mantener el proyecto vivo.

  • ¿No crees que la continuidad de aquel grupo de entrenadores hubiera llevado ese proyecto a cotas mucho mayores?

La continuidad de ese grupo de entrenadores era muy difícil mantenerla en el tiempo, ya que muchos de nosotros ejercemos como docentes, con lo que ello implica, y, además, ese buen trabajo no pasó desapercibido y entraba dentro de la lógica que en algún momento hubiese otros planteamientos deportivos más ambiciosos, como el caso Rafa García en Vietnam de la mano de Miguel Rodrigo o de María Triviño como seleccionadora andaluza.

Sin duda, el haber mantenido ese cuerpo técnico hubiese supuesto dotar de continuidad al proyecto y haber podido aspirar a cuotas mucho mayores, pero creo la línea de trabajo que se mantiene y el trabajo que hacen los entrenadores actuales no dista mucho de lo que hacíamos nosotros. Lo que si es cierto es que tanto Rafi, Santi, Álvaro, María, Sergio y otros muchos que aportaron su granito de arena realizamos un trabajo increíble.

  • En el aspecto táctico, ¿qué consideras esencial en la formación de los jugadores de fútbol sala?

Para mí lo esencial en la formación de jugadores es, sin duda, dotarlos del mayor número de herramientas técnico- tácticas adaptadas a su edad para que puedan tomar la mejor decisión en cada momento. No se trata de darles medios técnico-tácticos aislados del juego, se trata de ofrecerles esos medios de forma significativa y vivenciada para que puedan hacerlos suyos sin coartarles su iniciativa e imaginación. Otro de los aspectos que considero esencial en la formación de los jugadores y que muchas veces obviamos trabajar y sobre todo corregir es la visión periférica, la orientación corporal y la intencionalidad técnica de los jugadores, ya que creo que en estas edades son muy diferenciadoras y los dotan de cualidades que les van a servir en toda su trayectoria deportiva.

 

  • Si de ti dependiese, ¿qué mejorarías del futsal nazarí? ¿Cómo lo harías?

Creo que el futbol sala nazarí en un referente a nivel andaluz, tanto en formación de jugadores como en los equipos de categoría nacional en el que tanto Peligros en 2ª B, como Futsalhendin, Ogíjares, Loja y Maracena en tercera demuestran el potencial que Granada tiene en esta disciplina.

Creo que lo que nos falta en Granada es unión, unión entre todos los clubs para luchar y trabajar en un proyecto común que nos de ese salto a una categoría que nos haga vibrar como lo hizo el extinto Oxipharma, en el que cada sábado llenábamos el pabellón de Albolote unidos por un mismo escudo sin importar de que club fuésemos.

Y razones no nos faltan, vemos como clubs referentes en la formación de jugadores como son Motril, Peligros y Alhendin, y otros como Gójar, Lanjarón u Órgiva entre otros muchos están trabajando incansablemente, aportando jugadores a las selecciones provinciales y andaluzas años tras año. Este trabajo se debería ver reflejado, desde mi punto de vista, en un proyecto común y sólido que nos permita ser un referente no sólo a nivel de base sino también a nivel profesional.

Comentarios

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies